Blogger Template by Blogcrowds.


Los placeres del condenado

Autor: Charles Bukowski
Editorial: Visor de poesía
Páginas: 672 páginas

Este es el último libro que he tenido el placer de leer: Los placeres del condenado.

Primeramente, reseñar que es una de las mejores antologías poéticas que he leído en todos mis años de asiduo lector.
Poemario recopilatorio donde se recogen los poemas que escribió el autor en el periodo que abarca desde el año 1951 hasta el año 1993. 
Una vez más el viejo Hank se sumerge en los bajos fondos de la sociedad para dinamitar los cánones establecidos con su lenguaje voraz, su inconformismo y su nihilismo.

Por sus páginas desfilan trabajadores desolados, perdedores, desdichados, vagabundos, prostitutas, baretos infames, pensiones miserables y un largo etcétera.
Cabe destacar el prólogo escrito por Ciro Arbós, estando en clara consonancia con calidad de los textos recogidos en este volumen.
A continuación extraigo un ramillete de poemas dignos de recordar.


POESÍA

se
requiere 
de mucha 
desesperación 
insatisfacción 
y desilusión
para
escribir 
unos
pocos 
buenos 
poemas. 
no es
para
todo el mundo 
ya sea para
escribirlos

o siquiera para leerlos


A SOLAS CON TODO EL MUNDO


la carne cubre el hueso 
y dentro le ponen 
un cerebro y 
a veces un alma, 
y las mujeres arrojan 
jarrones contra las paredes
y los hombres beben
demasiado
y nadie encuentra al
otro
pero siguen
buscando
de cama
en cama.
la carne cubre
el hueso y la
carne busca
algo más que
carne.

no hay ninguna
posibilidad:
estamos todos atrapados
por un destino
singular.
nadie encuentra jamás
al otro.

los tugurios se llenan
los vertederos se llenan
los manicomios se llenan
los hospitales se llenan
las tumbas se llenan

nada más
se llena.



CISNE DE PRIMAVERA


También en primavera mueren los cisnes
y ahí flotaba
muerto un domingo
girando de lado
en la corriente
y fui hasta la rotonda
y distinguí
dioses en carros,
perros, mujeres
que giraban,
y la muerte
se me precipitó garganta abajo
como un ratón,
y oí llegar a la gente
con sus canastos de camping
y sus risas
y me sentí culpable
por el cisne
como si la muerte
fuese algo vergonzoso
y me alejé
como un idiota
y les dejé
mi hermoso cisne.


OH SÏ


hay cosas peores que 
estar solo 
pero a menudo toma décadas 
darse cuenta de ello 
y más a menudo 
cuando esto ocurre 
es demasiado tarde 
y no hay nada peor 
que 
un demasiado tarde



En resumen:
 Una obra maestra de un genio. Fundamental para todo amante de la poesía.

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal