Blogger Template by Blogcrowds.


El poder autocurativo del cuerpo
Autor: Vernon Coleman
Editorial: RBA
171 páginas

Este es el último libro que he tenido el placer de leer: El poder autocurativo del cuerpo.
A través de experiencias, estudios y ejemplos de vida, el autor relata situaciones donde el poder autocurativo de nuestro cuerpo se impone a la medicina tradicional dando como resultado recuperaciones sorprendentes sin ayuda de fármacos. Seguramente, muchos de nosotros nos hemos preguntado alguna vez por qué los médicos atiborran a los pacientes con medicinas con una interminable lista de efectos secundarios o el por qué la medicina tradicional recela de la homeopatía o remedios naturales.
Éstas y otras preguntas se desgranan en este libro de cabecera que deja al descubierto con estudios y estadísticas rigurosas y contrastadas la gran industria que gira en torno a los medicamentos.

Cabe destacar un par de ejemplos del poder de nuestro cuerpo en situaciones extremas como el de una joven madre cuya hija se quedó atrapada bajo la rueda trasera de un coche. No había en el lugar ninguna persona que la pudiese ayudar a rescatar a la niña y la mujer sabía que cuando llegara la grúa para levantar el coche sería demasiado tarde. Así que solucionó sola el problema. Levantó el coche y liberó a su hija. Después, al pensar en lo que había hecho, le pareció imposible. Y desde luego, cuando lo intentó de nuevo, no fue capaz de mover el coche ni un palmo.

Y otro ejemplo es el de un zoólogo que trabajaba en África y se asustó al ver que unas hienas se cruzaban en su camino: se dio cuenta de que su única esperanza sería quitarse de en medio para que no le alcanzaran los animales. Así que se acercó a un árbol, brincó, se agarró a una rama y se puso a salvo de un salto. Unas horas más tarde, cuando quiso bajar del árbol, descubrió que había dado un salto de más de tres metros. Cuando por fin bajó al suelo, intentó saltar otra vez para comprobar cómo había dado aquel salto. Ni siquiera pudo rozar la rama en la cual había pasado la noche.

En resumen: Un buen libro que no te dejará indiferente (puesto que toca muchos palos) dando siempre una importancia vital al poder natural del cuerpo. Recomendable.


Las mejores historias sobre perros
Varios autores
Editorial: Siruela
213 páginas

Este es el último libro que he leído: Las mejores historias sobre perros.
Antología compuesta por dieciséis relatos un tanto dispares escritos por diversos autores clásicos y contemporáneos tales como C.K. Chesterton, Jack London, Jerome K. Jerome, Virginia Woolf, Mark Twain, Rydyard Kipling y un largo etcétera.
Todos los cuentos están protagonizados por perros en diferentes etapas y circunstancias de la vida; abarcando desde fábulas y hazañas épicas hasta anécdotas reales y memorables.
Algunos relatos son enternecedores, otros desternillantes y curiosos, pero todos ellos tienen un denominador común: el amor incondicional hacia estos animales.
Sobresalen los relatos titulados "Sin corazón" (Sir Hugh Walpole) y "Por amor a un hombre" de (Jack London).

En resumen: Un libro de lectura ágil y sencilla sin mas pretensiones que la de entretener. Aconsejable para todo amante de los perros.

El perro bizco
Autor: Étienne Davodeau
Editorial: 001 Ediciones
144 páginas

Este es el último cómic que he leído: El perro bizco (Étienne Davodeau).
Davodeau es un autor que siempre sorprende al lector por los diversos temas que trata en sus novelas gráficas, y esta que nos ocupa no es una excepción.
Fabien (protagonista y vigilante del museo francés de El Louvre) se ve envuelto en una encrucijada cuando Mathilde, su nueva novia, le descubre un cuadro horripilante de un perro con estrabismo pintado por su tatarabuelo y olvidado por su familia en un granero.
Fabien comienza a conocer los excéntricos e interesados miembros de la familia de su pareja y se ve forzado a dar su opinión en relación al cuadro. Incapaz de ser sincero y evitando dar una opinión respecto al retrato, hace de todo para no exponerlo en el museo más renombrado del mundo, exactamente donde él trabaja.
La edición es cuidada y en conjunto está bien narrado, pero le falta vigor y emoción.
A continuación adjunto una viñeta del tebeo.

Mátalos suavemente
Autor: George V. Higgins
Editorial: Libros del asteroide
232 páginas

Este es el último libro que he leído: Mátalos suavemente.
Novela negra con un ritmo trepidante y repleta de diálogos donde Cogan (un sicario de los bajos fondos de Boston) debe buscar a los responsables de perpetrar un atraco en una timba de póquer clandestina. Bajo esta premisa se desencadena una trama muy bien hilvanada, que destila rabia y humor negro a partes iguales. A través de conversaciones y monólogos, Higgins nos retrata la América profunda de los años setenta repleta de mafiosos, policías corruptos, atracadores y un largo etcétera, conociendo muy bien de lo que habla y haciendo gala de un talento extraordinario.
Sin duda alguna, son los diálogos más rápidos que he leído en un libro, es como si Tarantino y Shorking se pusieran a escribir mano a mano.
El único punto negativo que puede ocasionar al lector es la multitud de personajes que, al principio si no lees con la debida atención pueden hacerte perder el hilo narrativo.
En mi opinión, (y después de haber visto la película) el libro supera una vez más al largometraje.

En resumen: Una novela negra con estilo propio y un ritmo narrativo vertiginoso. Recomendable.

El canguro alcohólico
Autor: Kenneth Cook
Editorial: Sajalín Editores
193 páginas

Este es el último libro que he leído: El canguro alcohólico.
El humor es una constante y un punto notable en las narraciones de Cook y en este volumen (tercero de la saga) no iba a ser distinto. El autor exprime lo mejor de sí para crear este libro compuesto de catorce relatos cómicos y delirantes, todos ellos con un denominador común: la fauna y gentes de Walgett (una pequeña localidad australiana) donde Cook creció.
El protagonista de las historias suele ser el mismo Kenneth Cook camuflado en su álter ego: un personaje sedentario y desencantado de la vida. La prosa es directa y satírica dando vida a animales con actitudes excepcionales y describiendo a los lugareños como seres humanos sin escrúpulos dispuestos a sacar dinero a los ingenuos turistas que se han perdido por aquellos parajes.
Cabe reseñar los cuentos titulados "Cómo no robar un coche" o su genial cuento titulado "Algo raro".
Entre sus páginas se intercalan ilustraciones de Güido Sender que dan pie al comienzo de cada narración dándole así mas empaque si cabe a los cuentos.
A continuación extraigo una ilustración del ejemplar.

Entradas antiguas